HISTORIA

Nuestra experiencia en el apasionante mundo del vino se inicia en 1949, cuando Manuel Gómez, mi padre, abre un local en Sant Cugat del Vallès (Calle de Santa Maria) dedicado a la venta de vinos al por menor.

El año 1992 se produce un cambio generacional y de orientación del negocio familiar. Inauguramos una tienda de vinos, con un extenso abanico de marcas y denominaciones de origen, que complementamos con un pequeño restaurante.

Pasados unos años, inmersos entre los mejores vinos, decidimos iniciar el proyecto de elaboración de nuestro propio vino, en 1998. Hacemos un estudio de las diferentes denominaciones de origen, para conocer la zona que mejor se adapte al carácter que queremos dar a nuestro vino. Finalmente, nos decantamos por la Denominación de Origen Calificada Priorat, por su prestigio en la elaboración de grandes vinos.

Realizamos la compra de unas parcelas al municipio de la Morera de Montsant, en el lugar denominado Barranc de la Bruixa y, para planificar y diseñar la plantación, contamos con la inestimable ayuda y asesoramiento técnico del prestigioso enólogo Joan Milà. Su hijo Eloi, tiene cura de la elaboración y diseño de los vinos. La primera añada que elaboramos fue la del 2004.

LA FINCA

La viña se encuentra en el Barranc de la Bruixa dentro del municipio de la Morera de Montsant en el Priorat, Cataluña. Es una finca orientada al sur con una tierra que se compone de diferentes tipos de suelos: piedra calcárea, graba, rocas y, por supuesto, la pizarra llicorella.

La plantación está poblada por clones de bajo rendimiento, con troncos estrechos y glorietas elevadas que requieren menos riego y que dan un carácter muy especial al vino que se obtiene.

Durante el proceso de elaboración del vino, sólo usamos nuestra propia uva, cosechada principalmente de viñas de siete y ocho años de edad, junto con algunas más viejas que ya estaban creciendo en el lugar cuando compramos las tierras.

En medio de este paraje encontramos nuestra bodega, sostenible, integrada en el entorno y alimentada por energía solar y agua de lluvia. El 85% de nuestras instalaciones están enterradas en la tierra, hecho que ayuda a aprovechar su temperatura de 15º para estabilizar la del interior. La madera de las puertas, el hormigón de las paredes y la cubierta plana con piedra extraída de la excavación, son materiales que envejecerán para acabar mimetizándose con el paisaje.

D.O.C. PRIORAT

Maius Viticultors pertenece a la reconocida Denominación de Origen Calificada Priorat, en Cataluña, que alcanza un territorio pequeño, que no llega a las 20.000 ha, con sólo 1.600 ha plantadas de viña. Su accidentada orografía, “cataclismática” en palabras de Josep Pla, convierte el cultivo de la viña en complicado, exigente y muy costoso.

En este sentido, las viñas producen poco si se compara con otras zonas vinícolas. Pero el esfuerzo merece la pena, estas tierras ofrecen una uva excepcional que, en manos de sus apasionados vinateros, se ha ido convirtiendo a lo largo de los años en unos vinos reconocidos en todo el mundo por su marcado carácter y su extraordinaria complejidad.

Todavía se pueden encontrar en el Priorat, bajos de casas centenarias donde viticultores y enólogos trabajan elaborando unos pocos miles de botellas, procedentes de cepas plantadas cuando todavía era pecado que las mujeres enseñaran los codos. Estas botellas viajarán a tiendas privilegiadas de Nueva York, de Zúrich o de Ciudad del Cabo…

Antiguas y nuevas bodegas, nuevas plantaciones conviven en este pequeño territorio del sur de Cataluña en una clara apuesta por el Priorat. A pesar de no ser una tierra fácil, que no regala nada, ha conseguido seducir a entendidos y entusiastas enamorados de la uva que dan los suelos de llicorella.